6/15/2005

La Dama de Shalot, por Lily Maid

Si alguien llega a éste blog, por favor, ponedme qué quereis que ponga,qué cosas se podrían poner, o cosas que no sé que existen y son del tema Arturico......

No pretendo que sea una página ordenada, simplemente poner todo lo que pueda, simple y llanamente porque me gusta.


un beso


Lo siguiente que voy a poner es de la Tejedora (bueno, Lily Maid), trata de un trabajo que hizo sobre el poema "la Dama de Shalott" de Lord Tennyson.

Alfred, Lord Tennyson publicó “The Lady of Shalott” junto con otros poemas como “Mariana” en el año 1833, siendo una obra de juventud. Ésta fue revisada en 1842, y esta versión posterior, más perfecta, es la considerada definitiva.
“La Dama de Shalott” es una revisitación de los mitos Artúricos. Lord Tennyson más tarde compuso una serie de poemas de la similar temática, agrupados en “Idylls of the King”, aunque de características diferentes en cuanto a estructura e interpretación.

Durante la época Victoriana los temas de inspiración medieval gozaron de gran popularidad, en parte por la herencia de poetas Románticos, que como Keats, recogieron recogido baladas y poemas épicos (“La Belle Dame sans Merci” es un ejemplo), o adaptado algunas de las formas poéticas más tradicionales.
Esta influencia no es sólo patente en Tennyson. Durante el final del siglo XIX se llevó a cabo un trabajo de recogida y redescubrimiento de las leyendas británicas y sistematización el estudio éstas. Child, por ejemplo, recopiló la mayor cantidad de baladas y romances británicos que hoy se conservan.
También fue decisivo para esta revisión de la Edad Media la necesidad de escapismo de la sociedad victoriana. El mundo que reflejan estos poemas difiere mucho con el de la Revolución Industrial, que se estaba poblando ya de máquinas.
Así los lectores victorianos podían refugiarse en épocas pasadas muy idealizadas, pero que mostraban un mundo sencillo, lleno de virtud edificante y serenidad.
La Dama de Shalott muestra una imagen moral y representaría el ideal de la mujer victoriana: virginal, desconocedora del mundo y desconocida por éste, entregada a sus labores femeninas.
Fue durante el reinado de Victoria cuando cobraron relevancia las teorías del eterno femenino, y cuando se redujo a un papel aún más pasivo a la mujer.
El hogar se convirtió en el único lugar en el que eran dueñas y señoras, y su principal labor respecto a éste era mantenerlo como un lugar especial, el refugio sagrado opuesto a la dureza del mundo exterior, reservado a los hombres. La mujer es el centro del hogar, responsable del bienestar de su familia, e, incluso, de la guía espiritual y la salvación del alma de su esposo.


El poema, en forma de balada o romance tradicional, nos cuenta la historia de la Dama, confinada en la Isla del mismo nombre.
La historia está tomada en parte de “Le Morte d’Artur” de Mallory: Elaine de Astolat, the Lily Maid of Astolat, muere a causa del amor no correspondido por Lancelot.
El propio Tennyson recontaría la historia en el poema “Lancelot and Elaine”, ya dentro de los “Idylls of the King”. Sin embargo, la Dama de Shalott no tiene demasiado en común con Elaine de Astolat, exceptuando la presencia decisiva de Lancelot y ciertos detalles casi simbólicos, como los lirios o azucenas, asociados a ambas. La Dama, que carece de nombre, no parece un ser humano, si no más bien una entidad feérica que vive aislada y sujeta por una extraña maldición.
En las primeras estrofas se nos describe ya la situación de la Dama como alguien ajeno al mundo activo y “real”, del que no puede tomar parte ni siquiera contemplándolo.
Todo lo que puede hacer es tejer las imágenes que recibe del exterior por medio de un espejo.
Pero la aparición de Sir Lancelot va a acabar con su mundo estático, aunque sea conduciéndola a su muerte.
Pero la Dama de Shalott no sólo esta primera impresión.

En un romance Artúrico convencional el lector esperaría encontrar porqué la Dama está maldita, la naturaleza de esa maldición, porqué desconoce los términos de ésta, y cual era la situación en la que se encontraba para merecerla o quien se la impuso.
Pero Tennyson no nos muestra nada al respecto, señalando así que existen otros propósitos para el poema.
La Dama de Shalott es así un elemento alegórico de la voz del Poeta, tanto el Poeta como Creador, como de Tennyson como Poeta.

Al ser una obra temprana (Tennyson tenía 23 años cuando se publicó la primera versión) la vocación del autor aún no es firme, debido no sólo a su juventud, si no también a una serie de calamidades familiares (la incapacidad del padre y su posterior muerte, la pérdida de gran parte de la fortuna familiar, que también provocó el retraso de su matrimonio con Emily Sellwood) que parecían alejarle de la poesía.
La Dama es una Creadora. Transforma las imágenes que contemple en el espejo en “un mágico tapiz de alegres colores” y el único indicio que tiene el exterior de su existencia es el canto que rebasa alegremente las murallas y el río.
El aislamiento del artista es una idea que aparece en el Romanticismo tardío.
El artista no debe situarse en el centro del mundo, si no que debe estar retirado, para poder contemplarlo por completo, y poder reflejarlo estéticamente y trasformarlo en la serenidad del Arte.
Para ello debe tratar de desligarse del tiempo y el azar, para así hacerlo de la muerte de su Arte.
En el caso del poema, el mundo está representado por Camelot, un lugar fértil y donde la vida sigue su curso natural. El camino que lleva hasta allí está frecuentado por todo tipo de personas, y se nos presenta rebosante de actividad. El Arte se enfrenta con la Naturaleza, como un modo de liberarse de las impurezas de la vida. La Dama se protege de la Naturaleza que la rodea por medio de cuatro barreras: el río que rodea la isla, las murallas de la fortaleza en la que vive, el espejo que le ofrece una visión indirecta de la realidad, y, finalmente, la maldición.
Así impide la visión realista del mundo, y no evita toda relación con él. Lo único que obtiene y que puede observar es un reflejo distanciado y elegido de lo que hay más allá de la Isla, de lo que compone el Mundo real. Su objetivo es transformar la vida en Arte, y la vida se convierte en una mera distracción para el Artista. El Arte se inmuniza de los males del Mundo y puede crear una realidad diferenciada, que ofrece un refugio contra ellos o un alivio, y detenta una escala de valores diferente, en la que el más noble de todos es la Belleza.
Esta vida protegida y aislada tiene, a largo plazo, un coste. La Dama de Shalott empieza a comprobarlo paulatinamente, cuando dice que está “enferma de sombras”. Percibe que está dejando de lado necesidades personales a cambio del talento creador, y la aparición de Lancelot la lleva a rechazar su estado.
Lancelot, considerado el mejor caballero de Camelot, es la imagen de ese mundo atractivo pero engañoso. Lancelot era el Perfecto Caballero, sin embargo su comportamiento distaba de ser intachable.
Pero la rebelión de la Dama sólo conduce a la muerte, y, en consecuencia, a la muerte del Arte.

Ya se ha dicho que la estructura es la de una balada, recordando las formas orales de poesía.
Su división en cuatro partes, o cuatro cantos, que no contienen el mismo número de estrofas, ayuda a capturar la atención del lector por la narración.
Cada estrofa consta de nueve versos, con rima aaaabcccb. Los versos del primero al cuarto y del sexto al octavo son de ocho sílabas, formados por dos tetrámetros yámbicos (dos yambos unidos).
El quinto verso es de siete sílabas, combinando un anfíbraco y un tretrámetro yámbico.
El noveno verso, de seis sílabas, está formado por tres yambos.
Estos pies rítmicos son muy poco usuales en lengua española, pero sí en el verso inglés.
El metro yámbico sigue muy fielmente el ritmo conversacional, el ritmo tonal, de la lengua inglesa, con su patrón “arriba-abajo”, haciendo que el poema tenga una gran naturalidad. La aliteración está presente de forma constante, como corresponde a la lírica inglesa.
Los sonidos de las palabras nos recuerdan al río, al rumor del viento y las hojas, e, incluso, al repiqueteo de los cascos de un caballo, los cascabeles de sus arreos y la armadura del caballero.
Formalmente el poema es de una gran brillantez, algo característico de la obra de Tennyson, al que se le achaca ausencia de profundidad.
Parte de sus poemas se centran más en la elaboración formal, en conseguir unas imágenes y unos sonidos de gran belleza, antes que en el contenido.
Algunos de ellos pueden ser considerados únicamente muestras de la destreza formal del autor. En “Mariana”, poema incluido en la misma recopilación que “La Dama”,
Tennyson nos muestra la tristeza y desesperación de la protagonista por medio de unas imágenes técnicamente perfectas, enlazando su estado de ánimo con el paisaje desolado en el que vive, pero su historia es simplemente el marco para que el autor pueda tejer dichas imágenes.

“La Dama de Shalott” fue uno de los poemas más relevantes de Tennyson, y existen muchas representaciones pictóricas de la historia. Las Damas de Shalott más conocidas son las tres que pintó John William Waterhouse, y las que ilustraron una de las ediciones de los poemas de Tennyson, a cargo de Dante Gabriel Rosseti y William Holman Hunt.
Están encuadradas en el movimiento Pre-Rafaelita, casi coetáneo, y objeto de similares críticas acerca de un contenido convencional arropado por una técnica exquisita.

(Podría haber escrito más, pero había más o menos un máximo de 3 folios. Y hay que sumar cinco de traducción...)


Gracias Tejedora!

7 comentarios:

Adolfo dijo...

Hola te contesto casi al azar ya que visitaste mi blog y no logré entrar al tuyo, gracias por tu comentario y por supuesto te invito a que veas todo mi blog o todos mis trabajos que he puesto en el hasta ahora

Elaine dijo...

Mi nombre es Elaine. Me encantó saber que hay una historia detrás de ese nombre. Gracias.

Anónimo dijo...

Reveladores tus conclusiones sobre la soledad del artista. ¿Pero de dónde la necesidad del espejo para ver el mundo? ¿por qué la dama no puede mirar por la ventana? Estoy buscando el sentido a ese símbolo... Gracias!

Ultreia dijo...

Pensé que te gustaría conocer en imagen a "La Dama de Shalott": http://es.wikipedia.org/wiki/Imagen:JWW_TheLadyOfShallot_1888.jpg

Pablo Sánchez dijo...

llegue buscando a la dama.....me he llevado gratas sorpresas......

La Dama Blanca dijo...

me alegro que os guste

y604 dijo...

No puedo dejar de felicitarte, aunque haya pasado el tiempo desde que escribiste, te volcaste en este artículo... preciso, precioso... hasta "se hace cortito". Saludos.