1/26/2009

El Flamekeeping de Brigid


El Flamekeeping (Guardar la llama) es una práctica llevada a cabo exclusivamente por mujeres, que consiste en guardar un fuego de la índole que sea (vela, hoguera,...) durante un día, rotando en un grupo determinado de personas, en devoción a la diosa celta Brigid. Las órdenes o grupos que practican esto están formados por, normalmente 19 personas que se van pasando la llama simbólicamente unas a otras, al final de cuyo ciclo lo tiende la misma diosa Brigid.



Esta práctica se basa en cultos pre-indoeruopeos en los que sacerdotisas guardaban llamas sagradas, culto heredado tamb
ién por las Vestales romanas, encargadas de guardar el fuego sagrado de Vesta (protectora del hogar) y traer agua de los manantiales, otra práctica muy relacionada con la diosa celta Brigid, muy asociada al culto a las fuentes y manantiales.



Este Flamekeeping está basado en la llama atendida en Kildare, Irlanda, por 19 monjas que la guardaban cada día. Los hombres no podían acercarse al fuego, pues corrían el riesgo de volverse locos o estériles. Ese culto perduró durante muchos siglos, hasta que en el siglo XII Henry of London, arzobispo normando de Dublín, ordenó extinguirlo por considerarlo una práctica pagana y herética. Finalmente, el fuego fue, re-encendido el 1993 en Kildare por Mary Teresa Cullen, lider de las Hermanas Brigidinas. Y desde entonces ha sido guardado por ellas, en el ámbito cristiano (pese a que ese culto trasciende el cristianismo).
Hoy en dia, en el paganismo, el Flamekeeping es una buena excusa para practicar la meditación y la aproximación a Brigid, y la llama, aparte de contener su presencia, ayuda a iluminar el pasado.

Artículo de El Bosque